Definición de Valor de Cambio

A. Dubey, Lic. en Economía (UNAM)
12/2021

El valor de cambio está determinado por la cuantificación del valor de uso, por lo tanto definimos este último como la medición de satisfacción de una mercancía, es decir, el valor de uso lo proporciona el consumidor de acuerdo a la relevancia que tiene el producto en resolver un problema de necesidad, por ejemplo, si se tiene hambre es necesario obtener algo de comida, como puede ser un pan, de modo que al momento de comerlo y sentirse satisfecho éste tuvo un valor de uso como producto, y ahora, esta utilidad cuantificada, desemboca en el valor de cambio de la mercancía. Dicho de otra manera, es la capacidad de compra de un bien, donde el intercambio juega un papel categórico.

El valor de cambio es lo que cuesta un producto, y está determinado por la cantidad de trabajo implícito en su producción, más los costos ocasiaddos al hacerlo, conocidos como costos de producción; este término toma relevancia por las aportaciones de los economistas clásicos como Adam Smith, quien enunció que el valor de cambio deriva de la posesión del dinero, aportando una simbiosis entre los valores, por lo que si un valor de cambio es alto, el valor de uso es mínimo, y por el contrario, si existe un alto nivel de valor de uso, el valor de cambio es bajo. El consumidor es el que determina estos valores, generando los componentes del mercado, la oferta y la demanda.

El valor de cambio y la riqueza

Una vez definido el valor de cambio de las mercancías o productos, se enfila una cascada de ideas para que cada item tenga de manera implícita su utilidad con agregados a diseño o producción para vencer a la competencia. Se influye a los consumidores a definir qué es lo que necesitan y lo que no. Esta manipulación del valor de uso tiene una finalidad: generar riqueza.

El valor de uso se acumula sin llegar a satisfacer realmente las necesidades, en este caso el valor de cambio toma una gran relevancia, ya que aumenta por el deseo de quererlo tener. Numerosos productos en la actualidad generan estas impresiones gracias a la publicidad, la cual se enfoca en activar las emociones de los consumidores que van desde la capacidad social y estatus hasta la felicidad.

El valor de cambio, para los estudiosos clásicos, era la parte funcional del articulo para poder cambiarlo con otras mercancías. Ante este cambio entre mercancías se da una concepción con respecto a la fuerza de trabajo, la cual aporta en mucho al valor de cambio de los productos. Por esta, se paga un salario. Carlos Marx afirmó que el trabajo no debe ser considerado una mercancía de intercambio para crear valor, el capitalista compra esta fuerza de trabajo que, en combinación con el valor de uso, crea un valor de cambio que no se paga al trabajador, siendo esta brecha conocida como plusvalía, la cual se refleja en riqueza para el capitalista a partir de la explotación de la fuerza de trabajo.

El valor de cambio de servicios y otras acciones

Si el valor de cambio es una referencia al trabajo sobre los productos, en el sector servicios no se da una transformación y no se altera un recurso, simplemente se genera un valor de uso al cual se le imprime un tiempo de trabajo, siendo directamente el valor de cambio la satisfacción del consumidor.

En la actualidad, la esencia de todo valor de cambio es generar dinero. Conocer este término ayuda a entender de donde proviene el valor de las mercancías y servicios, con esta información se pueden tener mejor perspectivas y adecuadas formas de consumo, dando la utilidad real que suelen tener los productos, considerando qué adquisiciones nos traen satisfacción, ya sea comida, un servicio, una pieza de arte... Inclusive, valorar obras públicas sustentadas con los ingresos del conjunto de la sociedad, por lo que deberían estar enfocadas al bienestar de la ciudadanía, ya que estas tienen un valor de cambio ante los impuestos que se pagan.

> Siguiente >>