ampliar imagen
Img.: Takai

Definición de Subprime

A. Dubey | 09/2021

El subprime surgió por la desconfianza en los activos de los créditos hipotecarios en el mercado de valores y el abrupto movimiento en las tasas de interés, aumentando considerablemente la morosidad por parte de los deudores, afectando los ingresos de los principales bancos de la nación norteamericana, lugar donde se originó esta crisis contemporánea que generó un efecto dominó a nivel mundial en el año 2008.

Principios de la estrategia y el desplome del subprime

La palabra subprime se refiere a “por debajo de”, describiendo un tipo de créditos con un riesgo latente a no ser pagados por las características de los clientes a quienes fueron dirigidos, los cuales eran evaluados, precisamente, a no tener una solvencia, pero que eran susceptibles a obtener un crédito.

Estas hipotecas de alto riesgo se comenzaron a incentivar por la alta estabilidad económica con la que contaba el país. Se empezaron a promocionar en el 2007 con bajas tasas de interés a pagar en los primeros años. La apuesta consistía en hacer circular el dinero y crear un negocio solvente. Con el paso del tiempo las tasas aumentarían a porcentajes menores. Sin embargo, la reserva federal mantenía las tasas de interés bastante bajas, por lo que no era un negocio viable para los bancos, los cuales decidieron crear estos créditos subprime para subir sus beneficios. Este aumento de créditos, que típicamente se basaban en clientes que pretendían adquirir un inmueble, se transformó en una sobreoferta en los activos inmobiliarios, modificando los precios de las viviendas.

Los activos de los créditos subprime se fueron concentrando como elementos que se vendían en los mercados financieros, de esta forma podrían financiarse aun a pesar de la tasa de morosidad que seguramente aparecería por el ofrecimiento a este sector de la población, que tenían perfiles crediticios muy por debajo de los requisitos a los que regularmente solicitan los bancos. Una vez en el mercado financiero, estos créditos subirían la inversión. En el transcurso del tiempo, surgió un escenario de alta morosidad, generando una fuerte desconfianza en este tipo de activos a los cuales se determinó como “activos tóxicos”. Algo que no se esperaba, fue el aumento de las tasas de interés que promulgó la reserva federal, con lo que comenzó una cadena desastrosa en las bolsas de valores, en especial en el ámbito inmobiliario que arrastró la liquidez de los bancos, los cuales no podían pagar a sus inversores sin la existencia de utilidades.

Alcance mundial de las consecuencias de la crisis subprime

Esta crisis reveló la vulnerabilidad de los mercados financieros ante la existencia de nuevos activos y demostró que la especulación es un importante elemento para un florecimiento o un desastre. En el subprime, conforme se desplomaban los bancos e instituciones financieras solventes, el pánico crecía, y de este modo, la intervención del estado en los rescates bancarios fue clave para estabilizar. El aumento en las tasas de interés no fue de gran fuerza, no obstante, a pesar de este bajo incremento, se originó la crisis por la decisión de los morosos a no pagar absolutamente nada en muchos casos.

Las variables afectadas gravemente durante esta crisis fueron el desempleo y la pobreza, las cuales crecieron de manera súbita, arrastrándose hacia otros sectores. Si bien empezó con el sistema inmobiliario, siguió en la industria automotriz, donde también comenzó a percibirse la morosidad en los créditos solicitados. A partir de esto, una enorme afectación a todo el sistema financiero, causando estragos a nivel mundial, donde los capitales abandonan los mercados con respecto a la movilidad del tipo de cambio.

La globalización ha generado que el impacto de una crisis local se extiende de forma generalizada. La dependencia comercial y financiera de las naciones provoca una gran desestabilidad si una de ellas se ve inmersa en una crisis, por ello, es que se deben realizar constantes análisis para poder aplicar políticas de comercio exterior y de inversión apropiadas a las complicaciones y a re-establecer la confianza a los inversionistas y ahorradores. Estas acciones son un factor de vital importancia para mantener los mercados en equilibrio y combatir la especulación.

En el caso latinoamericano, se denota un grave deterioro en la economía mexicana, ya que esta tiene acuerdos comerciales con Estados Unidos. El caso del subprime produjo un efecto de liquidez a no pagar por las mercancías que se comercializaban, provocando en México un rezago que originó bajas en la producción por la sobreoferta y con ello desempleo y bajas en los ingresos. Esta descripción se replicó en todos los países que mantienen tratados de índole comercial significativos con Estados Unidos, identificándose como el agente detonador de desequilibrio.

> Siguiente: >>