Definición de Retorno de la Inversión (ROI)

Zdenek Sasek
Nadia Sosa Hita, Lic. Finanzas (UACJ)
12/2021

El ROI es el indicador financiero que permite descifrar el número de veces que se ha recuperado la inversión inicial, dimensiona el grado de rendimiento o rentabilidad que genera la empresa sobre sus activos.

Funciones y alcance del ROI

Situándonos desde una perspectiva de administración financiera dentro de una empresa, identificamos a todos los activos con lo que cuenta dicha institución como inversión, los cuales ayudaran a generar un crecimiento esperado, sin embargo, para efectos de precisión y resultados objetivos, el retorno de la inversión se diversifica y analiza por rubros separados. Es así que cuando hablamos de proyectos de inversión resulta fundamental trabajar el ROI para valuar el potencial de ganancia que se puede obtener a través de cierta inyección de capital, refiriéndonos a la inversión realizada.

Por ejemplo, la información obtenida es de utilidad para conocer el grado de rendimiento respecto de la última campaña de marketing implementada, cuál es el grado de ganancia que obtendremos con la nueva maquinaria, o bien, el porcentaje de crecimiento empresarial después de obtener inyecciones de capital por parte de socios.

En el mismo sentido, este tipo de información nos ayuda para aceptar o rechazar los proyectos de inversión y anticipar el comportamiento financiero de la empresa. La información que brinda el ROI, da pie a una serie de pautas de gran interés para empresarios e inversionistas, en repetidas ocasiones se presta una peculiar atención para saber si vale realmente la pena llevar a cabo cierto proyecto o plan estratégico.

Entre la amplia gama de aprovechamiento y beneficios que atrae identificar este indicador financiero, existe la posibilidad de establecer metas u objetivos de manera realista y de acuerdo al panorama actual de la empresa, dejando a un lado las suposiciones financieras, que en muchas ocasiones se presenta como información bastante subjetiva a la hora de tomar decisiones.

El ROI no solo es una herramienta para la administración de empresas o instituciones comerciales, sino que son de gran utilidad para operar dentro de los mercados de valores como puede ser el caso de la adquisición en activos como acciones u otros contratos de valor, identificar el grado de rentabilidad que generará la inversión, se torna en uno de los principales cuestionamientos a la hora de llevar a cabo este tipo de decisiones.

¿Cómo calcular el ROI?

Calcular este indicador financiero es verdaderamente sencillo, sin embargo, la clave esencial para su entendimiento se centra en su interpretación y posterior análisis. Como en la mayoría de estos parámetros es fundamental partir en base a los estados financieros de la empresa, pero sobre todo contemplar dos variables importantes: los ingresos obtenidos o esperados y el monto total de la inversión, es decir los costos necesarios para ejecutar dicho proyecto.

Aplicando la siguiente fórmula se puede obtener el cálculo del ROI en su empresa:

ROI = (Ingresos – Inversión) / Inversión

Al momento de comparar dos o mas proyectos de inversión, el resultado obtenido a través de la formula anterior se multiplica x 100, obteniendo un porcentaje.

Una vez obtenido el porcentaje del ROI la decisión se guiará entorno al proyecto que genere un ROI mayor en relación con el resto.

Lectura del ROI

Ahora que ya sabemos como calcular el ROI, es hora de someter este resultado a un análisis financiero. Situémonos con un ejemplo, supongamos que una empresa comercializadora de nueces ha lanzado una nueva campaña de marketing y quiere conocer el rendimiento que esta ha generado.

Supongamos que el resultado obtenido fue igual a 4.5, esto quiere decir que, por cada peso invertido en la nueva campaña, la empresa está generando 4.5 pesos de ganancia.

Evidentemente, los valores positivos para este indicador financiero implican un grado de utilidad o ganancia para la empresa, pero ¿Qué sucede cuando obtenemos un ROI negativo? Definitivamente, este es uno de los principales escenarios que cualquier empresa desea evitar. Los valores negativos evidencian una perdida monetaria para la empresa, esto quiere decir que sus costos o gastos están por encima de sus ganancias, lo que implica números rojos en el comportamiento de la empresa.

El realizar un análisis previo y una planeación estratégica enfocada en las finanzas de la empresa y sobre todo el regreso de las inversiones realizadas, sin duda ayuda a evitar este tipo de situaciones adversas, las cuales como ya se mencionó anteriormente, se buscan evadir a toda costa.

> Siguiente >>