ampliar imagen
Img.: aydinmutlu

Definición de Obra Pública

Laura Guerrero | 07/2016

Necesaria como forma de asegurar a una comunidad beneficios espaciales y habitacionales, la obra pública es el conjunto de construcciones, planificaciones y acciones que un Estado toma sobre el espacio público. A diferencia de lo que ocurre con el espacio privado, por ejemplo, de una empresa, fábrica o cualquier otro lugar en manos de particulares, la obra pública debe contar con claros y transparentes métodos de trabajo y debe ser siempre pensada para el beneficio del público, es decir, de los ciudadanos.

La obra pública, parte elemental de toda sociedad humana

Desde que las primeras sociedades humanas comenzaron a organizarse en aldeas, poblados y ciudades, la obra pública empezó a jugar un rol fundamental en el ordenamiento del espacio público. Por ejemplo, las primeras sociedades mesopotámicas de la Antigüedad debieron prestar atención al curso de los ríos y las inundaciones que los mismos generaban, para lo cual fue necesaria la construcción de diques, represas y canales que los direccionaran.

Durante el Imperio Romano, la obra pública fue uno de los pilares de su extenso poder y su permanencia clara y organizada en todos los lugares conquistados. Desde la Revolución Industrial hasta la actualidad, la construcción y el crecimiento de las ciudades han implicado numerosos cambios, planificación de las edificaciones, construcción de nuevos elementos, etc.

¿Qué cosas entran dentro del concepto de obra pública?

Img.: Linda Steward

Para entender mejor el concepto de obra pública, podemos señalar que la misma se compone de todos los elementos creados por el ser humano para mejorar, ordenar y equilibrar el espacio que puede ser utilizado por todos los habitantes de una sociedad.

La obra pública implica la construcción de puentes, represas y diques, edificios, plazas, espacios abiertos, vías de transporte como autopistas, carreteras, túneles o caminos, pero además edificios de uso público como todos los que tienen que ver con el gobierno y sus muchas dependencias, escuelas, hospitales, centros de salud, museos y otros centros culturales.

Finalmente, pero no menos importante, también debemos tener en cuenta elementos tales como el tendido eléctrico y de caños de todo tipo, la limpieza, el diseño de las calles, etc.

Los problemas con la obra pública y su asignación

Mientras que en otras épocas era el mismo Estado el que se hacía cargo de organizar las construcciones y toda obra pública a partir del uso de diferentes trabajadores (en mejores o peores condiciones), en la actualidad es muy común en el mundo capitalista en el que vivimos que los gobiernos realicen licitaciones públicas para entregar el diseño, organización y concreción de tales planes a empresas privadas que contratan todos los servicios y trabajadores necesarios a otras empresas.

Resulta difícil controlar la transparencia tanto en la adjudicación como en la realización de estas obras especialmente por la cantidad de gente involucrada y también porque las mismas siempre implican un importante gasto, inversión y movimiento de dinero, lo cual puede contribuir a los negociados, arreglos y acciones poco claras.

> Siguiente >>