Definición de Estanflación

A. Dubey, Lic. en Economía (UNAM) | 11/2021

La estanflación está intrínsecamente asociada a dos componentes económicos, el estancamiento y la inflación, como un vínculo de gran peligro para cualquier nación, exponiendo un punto de crisis que llega cuando la inflación se acelera en su crecimiento, creando un efecto domino negativo en ciertas variables, como el empleo, de modo que se percibe un fuerte nivel de desempleo que afecta directamente al consumo, y con ello la producción, los salarios, el ahorro e inversión, llegado a una situación de estancamiento ante la cual es complicado salir.

El origen de la palabra data del año 1965, acuñada por el entonces ministro de finanzas del Reino Unido Ian Mcleod durante una exposición ante el congreso, haciendo alusión a la aparición de este escenario donde el desempleo alto se mezcla con precios elevados. Es importante entender que el desempleo se traduce en una baja productividad, es decir un bajo o nulo crecimiento del Producto Interno Bruto, que genera un poder de compra negativo, alterándose la curva de la demanda. Al conocerse dicho fenómeno, se bautizó de esta manera, logrando la posibilidad de identificar la inflación y el crecimiento como un conjunto, correlación que puede ser también de carácter positivo.

¿Qué causas generan una estanflación?

Todo inicia con una recesión, la cual se da cuando la productividad se encuentra en saldos negativos en, por lo mínimo, dos trimestres. Este es un momento clave donde se debe actuar. Si no se aplican políticas de modificación, se desencadenará un incremento en los precios. Cuando esto sucede ya se puede definir como “estanflación”, coyuntura difícil de manejar, por eso es que durante el primer trimestre si se aprecia un decrecimiento es momento de crear estrategias monetarias y fiscales para poder solventar las necesidades que requiere el crecimiento. Una política monetaria factible es establecer la tasa de interés, volver atractiva la inversión para poder apoyar a la industria. Por su parte, una política fiscal se refiere a una fijación en impuestos e inclusive una disminución (bajar ingresos del gobierno) para volver atractivo todo posible financiamiento.

La estanflación también ocurre por la otra vertiente, con el inicio de una inflación desmedida, en el cual se da un proceso de producción a la baja, todo ello a partir de una excesiva circulación del dinero. Con tanto dinero y pocos bienes, los precios tienden a crecer, motivo por el que siempre es determinante una política monetaria bien definida.

Una vez que ya se encuentra fija la estanflación, es poco probable que pueda funcionar la anterior solución teórica mencionada y esto lo ha demostrado la historia. Cuando se implementó dicha solución en la crisis del petróleo en el año 1973 no se vio resultado alguno, por el contrario se agudizó, llegando al punto de cierres de empresas y bancos, por lo que se comenzaron a dar fusiones bancarias para el establecimiento (un banco que salvaba a otro). En el caso de México, la estanflación generó prácticas como el conocido FOBAPROA, un método de salvación para la banca que se basó en la reducción del gasto público, pero afectando de una manera desastrosa el poder adquisitivo, logrando un resultado negativo.

Es una dicotomía contradictoria el uso de esta clásica forma de contener la estanflación, si el tipo de interés se baja, se logra un aumento en la producción, pero la inflación se dispara. Caso contrario, si se aumenta la tasa de interés la inflación se reduce, pero la producción o crecimiento económico se va a la baja. Si la historia lo ha demostrado, también lo hizo el economista Milton Friedman, el cual pronosticaba que todo está destinado al fracaso, por lo menos en un factor, ya sea el crecimiento o la inflación.

¿Cómo atacar una estanflación?

Con el dilema de la solución que se genera en este contexto, se han creado propuestas concluyentes que se basan en decidir al aumento de tan solo un factor, ya sea el crecimiento económico o la inflación, tan solo uno de los dos se puede modificar con una política bien definida. Para ello, se requiere de un estudio preciso en la estimación de los daños colaterales, lo que en gran medida depende del origen de la crisis, por ejemplo, si esta se dio en el sector de la construcción e inmobiliario es buena idea disminuir la tasa de interés para bajar los precios y los altos costos de los créditos hipotecarios.

> Siguiente >>