ampliar imagen
Img.: Shelomentsev

Definición de Efecto Látigo

A. Dubey | 09/2021

El efecto látigo es un fenómeno que se presenta como una distorsión en la demanda ante problemas en la cadena de distribución o logística por medio de la cual llegan los productos al consumidor final. Si algo falla durante el proceso logístico, esto afecta al mercado y al desarrollo productivo, incidiendo directamente sobre la demanda, ya que no es completada; paralelamente, también se puede ver afectado el proceso de suministro de productos cuando la demanda sube considerablemente, generando un efecto que deteriora no solo a la producción, sino también la inversión, los ingresos y por ende el espectro del crecimiento económico.

El stock de las mercancías en almacén siempre debe estar bien definido en cuanto al número de demanda que los clientes requieren. Si aumenta la necesidad de los clientes, surgen efectos negativos en la trasportación, en especial en los periodos de entrega. Ante estos fenómenos las empresas siempre buscan tener un stock solvente con requerimientos estimados ante solicitudes fuertes por un cambio en la función del mercado. Este procedimiento debe estar basado en una estrategia productiva y de ventas considerando las posibles divergencias a nivel de clientes nuevos y/o solicitantes, de modo que siempre se debe estar al tanto de las variables económicas, en especial en el índice de precios a los consumidores, la oferta y demanda, elementos que actúan directamente sobre el mercado.

Se define como efecto látigo por las oscilaciones que se generan en las variaciones logísticas antes mencionadas, las cuales no tienen una medida estándar, pudiendo ser de gran tamaño o diminutas, por ello, se deben generar estrategias para controlar el efecto negativo que alcanza al sistema de trabajo, algunas de las cuales se enfocan en mejorar los canales y la calidad en la distribución.

Se debe destacar que no solo se da este fenómeno en el ambiente microeconómico, sino también dentro de la macroeconomía, en especial en empresas de carácter público que regularmente son de servicios. En muchos países de Latinoamérica el gobierno actúa como empresario al frente de servicios como el agua, la luz, o el combustible, motivo por el cual ante la existencia de un efecto látigo surge un impacto en el ingreso público. Otro escenario al que se debe poner atención es el efecto que se genera a partir de la globalización, con lo cual el comercio adquiere carácter internacional, si un factor en el proceso de distribución se ve truncado, existe un retroceso en la producción local, causando graves problemas.

Causas que generan un efecto látigo

A nivel de respuesta al público, como uno de los puntos de origen principales, resulta importante mencionar la alta complejidad en tratar de definir la demanda real a base de una estimación, a lo que puede encontrarse un margen de error que a la larga puede salirse de control.

También, puede desencadenar a partir de las fluctuaciones que afectan la producción y el trabajo por muchas otras causas, como una falta de comunicación con los distribuidores, una mala estrategia en la cadena de suministros, o inclusive desde la distribución de las materias primas que se transforman para hacer productos finales, motivo por el cual todo el proceso debe estar bien diseñado.

Una causa que llega a ser notoria es la falta de comunicación entre los elementos que conforman la cadena de suministro, existen muchas herramientas en la actualidad para tener un mejor diálogo con todos los involucrados, de esta manera se resuelven problemas rápida y satisfactoriamente.

Prácticas de control y respuesta

Para evitar una fuerte consecuencia por un error en la logística, se deben considerar ciertos aspectos que contienen las ondas del efecto una vez que se da o que lo evitan en su totalidad. La primera, es utilizar sistemas de información, tales como softwares que controlan la existencia en los almacenes, con lo que se permite tener un control preciso del stock de las mercancías, este mismo software, al que se conoce como sistema ERP (Enterprise Resource Planing) también permite una gestión logística que ayuda al perfecto control del proceso de trasportación y llegada de los productos.

La comunicación es de vital importancia, a través de esta función es que se puede llevar una perfecta coordinación en todo el sistema empresarial, permitiendo la creación de estrategias basadas en la eficiencia, con ello establecer sistemas de alerta ante un posible problema. A esta comunicación se agregan alianzas estratégicas para informarse correctamente en todo el sistema de logística.

Por último, se pueden crear políticas comerciales y de compras en las se definan correctamente los precios ante posibles fluctuaciones en el mercado, trabajando sobres descuentos, ofertas, así como la elección de los mejores proveedores comparando precios, y por supuesto el conocimiento de la calidad y estado en los servicios de distribución.

> Siguiente: >>