Definición de Economía Mixta

A. Dubey, Lic. en Economía (UNAM)
Feb. 2022

La economía mixta es un modelo económico en el que se encuentra en completa organización el sector público respecto del sector privado, siendo el gobierno un ente que entra en juego en determinados momentos en carácter de estabilizador cuando existen fallas; una de tantas de sus modalidades es la entrada como inversionista o competidor, siendo ya algo recurrente en muchos países, donde el gobierno controla empresas de servicios o producción, no solo para obtener mayores ingresos que se reflejan en obras públicas e infraestructura, sino también en la generación de empleo y equilibrio para el comercio interno.

En este ciclo de intervención en una economía mixta las ganancias o beneficios son retribuidos a la sociedad y al sector privado, por ejemplo, las infraestructuras comprenden típicamente crear nuevas carreteras y comunicaciones, de este modo el sector privado puede distribuir de una mejor manera sus productos y ampliar el mercado al llegar a lugares donde antes era complejo. Sobre el eje de incentivar la producción nacional, otra participación de vital importancia del estado es la creación de un marco jurídico óptimo para el funcionamiento de los mercados y el crecimiento, donde sobresalen leyes como el establecimiento de impuestos, protección a los derechos de los consumidores, incentivos a productores locales, sistemas óptimos de salud, educación, vivienda y pensiones, por mencionar algunas de las más relevantes en economías emergentes.

Características y modos de producción

Con anterioridad en el mundo económico se conocían dos modos de producción uno al parecer se encontraba erradicado por completo, el socialismo y el que rige en la actualidad sin mostrar flaqueza el capitalismo, en una economía mixta se suelen mezclar ambas modalidades para llegar a un beneficio absoluto a la sociedad; bajo el capitalismo se mantiene natural la marcha del mercado, por otro lado, el estado genera una planificación de distribución igualitaria, rasgo que emana de la ideología socialista, este sistema mixto se ha colocado como el modo contemporáneo de producción desde hace décadas, donde la intervención del estado es mínima en cuestiones de capitalización e inversiones.

Dentro de las características de una economía mixta sobresale:

- Un gobierno que pretende impulsar tanto el terreno público como privado, apreciando efectos positivos directos e indirectos para el bienestar de la sociedad y para el propio Estado.

- Regulación de precios a partir de políticas monetarias, pero siempre dejando en plena libertad al mercado.

- Bienestar social bajo un esquema de empresas con alta responsabilidad social, que aportan empleo y salarios dignos.

- El estado realiza planes de recaudación de impuestos a partir de tasas a los diferentes ingresos; el que más tiene, paga más, haciendo hincapié en la desigualdad.

- Control de monopolio, debe predominar un ambiente de libre competencia.

- Trabajar para un mercado interno con cifras positivas.

Un capital combinado

Una cualidad interesante que surge en una economía mixta es la combinación de capital, dentro de esta organización las empresas pueden tener inversiones de origen privado y público, donde los beneficios en porcentajes son para ambos lados, por lo regular son empresas de servicios, pero también hay casos de capitales híbridos en la producción de ciertos bienes de consumo básico, como leche, huevo y algunos productos provenientes de la agricultura, lo que puede asociarse con las llamadas canastas básicas, comúnmente reconocidas por este tipo de mercancías esenciales para una buena nutrición y pretende mantenerse siempre a precios razonables.

El hecho de que exista una economía mixta aporta una gran cantidad de ventajas para la funcionalidad y desarrollo de la economía sin que se pierda la autonomía necesaria en ciertos rubros, gracias a este escenario existe una amplia diversidad de productos a diferentes precios que el consumidor puede elegir libremente. La desigualdad es casi nula, aspecto que supone un reto, donde, si bien para algunas naciones la distribución de la riqueza es equitativa, en otros se ha quedado atrás la disparidad, en especial en economías que siguen en la evolución, las cuales traen atrás trabas conocidas como corrupción cultural y conflictos bélicos de diferente índole.

Debe existir una completa medición en la intervención del gobierno. Si esto no es así, se puede dar un fenómeno en la distribución de los productos, en la producción y en los precios que desestabilizara el mercado, para ello, tanto el poder legislativo y como el ejecutivo deben establecer un marco legal adecuado a las circunstancias de la industria nacional.