ampliar imagen
Img.: Naufal

Definición de Crowfunding y Micromecenazgo

A. Dubey | 09/2021

Ambos términos son sinónimos para referirse a un proceso de recaudación de fondos de carácter masivo, cuyo financiamiento, facilitado por las nuevas tecnologías y la creciente tendencia de las fintech y las operaciones electrónicas, tiene una universalidad geográfica, ya que el dinero puede venir de cualquier parte del mundo. Las acciones tienen un carácter de apoyo, ya que a veces no se obtiene beneficio alguno al aportar el dinero, asimismo, las campañas o proyectos que suelen solicitar este tipo de fondos son de diversas índoles, desde algo deportivo hasta el financiamiento para una acción política y social. La información o la solicitud de apoyos se encuentran por lo regular en portales en internet que se han especializado en el rubro.

El crowfunding es un préstamo del inglés, y el micromecenazgo la correspondiente adaptación al español, homenajeando la figura del mecenas, aquella persona que en la antigüedad proporcionaba soporte financiero a artistas y escritores para que puedan trabajar en sus obras, como corriente surgida por el romano Gaius Cilnius Maecenas (70 a.C.-8 a.C), y en este caso conjugándose con el prefijo micro-, por pequeño.

Las aportaciones bajo este tipo de fondos se hacen en diferentes cantidades, puede ser un mínimo o un gran valor, depende mucho del poder adquisitivo del donador. La definición de donante se da al que aporta el dinero, el cual tiene como satisfacción ayudar a la causa, aún cuando esta no le responde directamente con un beneficio económico. Por lo regular el origen de este tipo de crowfunding se encamina a salvar el ambiente, a un evento de solidaridad ante un desastre natural, o contribuir en la creación de instituciones, inclusive existen prácticas que involucran lo artístico, ya sea que se quiera llevar adelante una película o una obra de teatro, siendo de gran ayuda cuando no se tienen patrocinadores.

¿Cómo funciona una acción de micromecenazgo?

Ya se ha mencionado que se busca un financiamiento a través de ciertas páginas en internet, por lo que el procedimiento inicia con solicitar la publicación de la acción, proyecto o causa a la que se encaminará el dinero. A veces la plataforma donde esto se posibilita obtiene un ingreso porcentual sobre la cantidad recaudada, por lo que se debe tener esto en consideración.

Bajo la mirada del emprendedor o solicitante del apoyo económico, se debe enviar el proyecto bien definido, sus objetivos, alcance, beneficios, etc., cuanto más descriptivo mejor, por una cuestión de transparencia y credibilidad. Todo donador debe saber correctamente a dónde se dirige su dinero y solventar sus dudas antes de hacer el depósito, por lo que es necesario una especificación completa del negocio. Al enviar esta información, las plataformas suelen contar con un departamento de valoración, el cual decide si se publica o no.

Cabe destacar que en las páginas especiales para crowfunding se manejan diferentes temáticas, donde todo depende del proyecto para elegir la plataforma adecuada. Algunas se enfocan al arte, otras a lo social, al ambiente, al entretenimiento, a un negocio, a préstamos, a la creación de empresas, etc. Para todo hay una posible solicitud de apoyo monetario, la decisión de invertir o no depende del donador o inversionista. Por otro lado, algunos proyectos están encausados a obtener un rendimiento en un determinado periodo de tiempo.

El proyecto se publica por cierto tiempo, cuando el plazo cierra se puede recibir el dinero recaudado y la plataforma recibe su porcentaje. Visto el proceso desde la parte de la persona que aporta el dinero, se recibe la información definida y una vez que se está dispuesto a pagar, se hace el depósito de diferentes maneras, ya sea con tarjeta o plataformas de sistemas de pagos en línea.

Dependiendo del tipo de crowfunding, con el paso del tiempo se recibe información del avance del proyecto para conocer los beneficios alcanzados, y si el dinero fue a una acción que planteaba una posible retribución monetaria, se comienzan a recibir pagos conforme a lo pactado. Es importante definir qué tipos de micromecenazgo existen para conocer hacia donde se pueden encaminar estos apoyos económicos con o sin rendimiento.

Clasificación

Dentro del universo de esta alternativa financiera que ha evolucionado considerablemente, se han definido ciertos modelos de crowfunding, que se clasifican por las acciones a las que se dirigen los objetivos.

- Sin beneficios, donde se destacan los apoyos a causas ambientales, contra la pobreza y muchas acciones sociales. La esencia de estos proyectos es conseguir una satisfacción, paz espiritual o conciencia por apoyar un motivo. Esta inversión suele ser deducible de impuestos, por lo que a veces son empresas las que apoyan con una buena cantidad de dinero.

- Préstamos que solicita un participante, por el cual se pretende pagar un interés, y a partir de esta cifra el inversionista decide si es conveniente o no aportar el dinero. Es importante estar informado para no caer en fraudes. Cuando el proyecto es de este tipo, el solicitante a veces ya tiene estrellas que lo califican con confianza, si no es así se debe investigar antes de depositar el dinero, así como verificar los plazos de pagos.

- De compra de acciones, a través de este formato de solicitud de dinero se suelen ofrecer acciones de una empresa o de pertenecer como socio.

- Con regalías, donantes que obtiene un obsequio o regalo como agradecimiento. Puede existir o no un beneficio económico o recompensa.

Existen también proyectos que sobresalen por salir de contexto a partir de solicitudes totalmente insólitas, como por ejemplo, alguien que quiere comprarse un coche, unos zapatos de marca que son caros, solicitar apoyo para un experimento científico, hacer una mudanza, etc. Todo es válido, por ello, es que se ha vuelto demandantes, sin duda es una muestra del gran avance tecnológico que ha resultado del internet.

> Siguiente: >>