El crecimiento de la desigualdad de la riqueza

Prazis
A. Dubey, Lic. en Economía (UNAM)
Ene. 2022

Oxfam (Oxford Committee for Famine Relief) es un conjunto de instituciones no gubernamentales alrededor del mundo que realizan acciones humanitarias, siendo la pobreza el principal cáncer a vencer, su origen data en 1942 en Gran Bretaña, fundado por ciudadanos que se organizaron para llevar alimentos a los más necesitados de Grecia a partir de la ocupación militar extranjera que se dio durante la Segunda Guerra Mundial. Después de esa acción, se enfocaron a hacerlo a otras naciones que tuvieron las mismas consecuencias durante dicho conflicto bélico. En la actualidad, esta congregación realiza labores en todo el mundo, gracias a que se han aliado con organizaciones diversas de al menos 70 países.

Cada año Oxfam genera estudios y análisis sobre la situación de la pobreza en el mundo, el recientemente publicado en el 2022 se conoce como “Las desigualdades que matan” destacando la existencia de cifras catastróficas en el aumento de la pobreza por la pandemia que atraviesa el mundo; esta crisis de salud ha cambiado de manera rotunda la economía, un importante rasgo a destacar es el desempleo, el cierre de muchas empresas y negocios se ha traducido en una desigualdad laboral y la existencia de bajos ingresos, en el informe que genera la ONU sobre el financiamiento del desarrollo sostenible se habla de pérdidas de alrededor de 114 millones de empleos en diferentes profesiones y de un aumento considerable en los índices de pobreza, con la aparición de más de 120 millones de personas que se han sumado a la calificación de pobreza extrema.

Números del estudio Desigualdades que matan

Dentro de los principales rubros que se postran en el análisis, se aprecia un aumento desmedido en la riqueza de los diez hombres más ricos del mundo de marzo del 2020 a noviembre del 2021 reflejada en una cantidad de 13.8 billones de dólares, cifra superior a todo el PIB de países como Alemania o Francia: la capacidad económica de estas diez personalidades supera a las 3100 millones de individuos más pobres, y si, por ejemplo, dedicaran un millón de dólares diarios, su capital prevalecería durante 414 años, tal como lo revela los datos del estudio creado por Oxfam, exponiendo una notoria desigualdad. América Latina no está exenta de este monumental incremento, en estadísticas mostradas por la revista Forbes los multimillonarios que eran 76 pasaron a ser 105, multiplicando su fortuna en tan solo 1 año.

En total contraste la cifra de pobres en este continente aumento un 3.7% según datos del Banco Mundial, todas estas personas que han quedado con problemas financieros buscan soluciones en diferentes modalidades donde no tienen prestaciones y quedan en mayores riesgos, se suelen dirigir al subempleo o a se integran a la delincuencia organizada, problema que sucede mucho en Latinoamérica, en especial países como México, Colombia y Argentina, muchas estimaciones de colocación laboral involucran la violencia en todos sus aspectos, como el caso de la violencia económica, la cual se representa en acciones o actividades que afectan la supervivencia de una persona, en este caso el de millones; debido a la pandemia es que han surgido efectos negativos para los más necesitados, los cuales no tienen fácilmente un dispositivo electrónico para hacer compras o basar sus transacciones con transacciones del nuevo dinero digital, lo cual ha hecho más simple el sobrellevar de dicho problema de encierro.

Posibles soluciones

Para crear un cambio radical a esta disparidad en la distribución de la riqueza debe existir primero una evolución ética por parte de los gobiernos y de las personas ricas en el mundo, en el estudio antes mencionado creado por Oxfam se especifica la oportunidad que tienen estas personas de ayudar al planeta en cuestión ambiental, a crear una movilización veloz en la producción de las vacunas para el covid - 19, así como solucionar otros problemas graves como la violencia de género y capitalizar a los servicios de salud para lograr la eficiencia, si a estos personajes millonarios se les cobrara un 99% de impuesto de sus ingresos extraordinarios para todas estas acciones, aun seguirían teniendo alrededor de 8000 millones de dólares libres de sus ganancias.

Por parte de los gobiernos se deben emprender cambios a los modelos económicos, basados en el diseño de políticas enfocadas a solventar las necesidades de los pobres, en “Las desigualdades que matan” y estudios realizados por la ONU se recomiendan tres objetivos para avanzar contra ello, el primero es liberar las patentes de las vacunas para que se realicen de manera generalizada por todos los laboratorios existentes, seguido de evitar un mayor endeudamiento en países con economías emergentes, el tercero se basa en sacrificar en la ganancia o utilidad de los ricos por la preservación de la vida humana, elemento que parece ser complicado de lograr.

Comente

¿Qué opinión le merece este tema? Aporte con su comentario, gracias por su participación.

Todos los comentarios son moderados, para evitar los malos usos. Su email y asociación de datos no son negociados, manteniéndose reservados. Este espacio tiene fines educativos/informativos.